0 COMENTARIOS

Drakensang Online: La tierra media es tuya


Drakensang Online
  • Tweet

 

Un juego que atrape nuestra atención debe de tener algunas características primordiales, pero la más importante es que debe de tener unas partes de acción efusivas y una muy buena dosis de diversión, todo para que, literalmente, ese juego nos robe nuestras horas de sueño.

Conquista la Edad Media

La edad media está invadida por un ejército de seres obscuros comandados por los antiguos Dragones (si, esos reptiles que echan fuego por su boca). Tú eres un habitante de la mítica ciudad ‘ The Dark Eye’, misma que ya estás a punto de salvar peleando con todas tus fuerzas, ¿Te atreves?

Drakensang Online es un juego que nos traslada a un mundo que está lleno de mitos y leyendas épicas, pero que existe una inmensa obscuridad que tendremos que quitarla gracias a nuestras habilidades en el combate; imagínense, estamos en un mundo tan peligroso que la raza humana está en peligro de extinción.

Para empezar, el apartado técnico de este título es espectacular, ya que pareciera que pagamos algunos Euros por jugarlo (el juego es totalmente gratis). Primeramente estamos ante escenarios perfectamente diseñados, cuyos efectos de luz y animación nos hacen sentir en una película de Hollywood totalmente taquillera. También tiene una banda sonora de categoría, misma que se disfrutará más con  auriculares.

El juego en sí es bastante simple, ya que la mayor parte del tiempo estaremos haciendo misiones de un punto a otro, en dónde siempre habrá un encargo para recuperar o eliminar. En esta parte, el juego se puede decir que es muy repetitivo, ya que después de un tiempo de haberlo jugado, se no hará, como comúnmente se dice, ‘más de lo mismo’.

Es un buen RPG de acción, ya que para ser gratuito, tiene buenos elementos analizables. El juego se puede jugar desde nuestro navegador, por lo que prácticamente evitaremos esos molestos procesos de carga.

 

Tags: , ,

Comentario:

Agrega un comentario:

Dinos que te ha parecido el contenido de esta nota.